91 000 51 90 info@atrio3.com

¿Cuántas veces habremos escuchado decir lo importante que es que acaben cosas para que empiecen otras mejores?

 

Esta fase nos está cambiando a todos. Unos se dieron cuenta a mediados de Marzo de este año bisiesto, otros aún estamos en el proceso. El mundo se ha visto obligado a paralizarnos porque estábamos olvidando el significado de tener vida. Nos asusta evolucionar. Hemos dejado de adaptarnos al medio, haciendo de él algo irrelevante y tanto el desarrollo como la reproducción se han convertido en actos heroicos. ¿Casualidad o causalidad?

 

Durante estos dos meses hemos tenido que mirar hacia el pasado para poder situarnos mentalmente en el futuro. Hemos tomado conciencia de lo importante que son  “Las pequeñas cosas” a las que habíamos dejado de prestar atención. Ahora sabemos que la salud es lo más importante. Ojalá todo esto haya servido para que no volvamos a olvidarlo.

 

 ¿Por qué esperamos a actuar cuando todo se ha venido abajo?

 

Creemos que sólo hay que practicar deporte cuando nuestras rodillas ya no pueden con nosotros. Abrazamos cuando queremos remediar algo. Tomamos decisiones (que sabemos que nos van a hacer estar mejor) cuando ya no tenemos otra opción. Incluso somos más higiénicos cuando un simple virus nos golpea en la frente. Vivimos realmente cuando comprendemos que no somos nadie y que el mundo puede continuar sin nosotros. Hoy sabemos que podemos hacerlo mejor y no queremos perdernos todo aquello que nos hace feliz. Comprendemos el significado de bienestar porque en 60 días hemos vuelto a dar valor a todo lo que en realidad lo tiene. ¡Hemos echado tanto de menos!

 

Ahora queremos sentir el calor humano. Necesitamos abrazar a nuestros seres queridos simplemente por lo que eso nos hace sentir. Deseamos estar con aquellas personas que nos han hecho ver esta transición como un nuevo camino hacia la felicidad. Hemos aprendido que se debe empatizar con el dolor ajeno. Sabemos que la unión nos hace felices y que obtenemos mejores resultados con ello. Descubrimos que hay más caminos que el que nos habíamos trazado. La obligatoria y necesaria distancia con las personas que forman parte de nuestra vida, nos ha hecho apreciarlas aún más y por otro lado nos ha dado la recompensa de encontrar en desconocidos a nuevos pilares en nuestra vida. Valoramos la libertad de otro modo. La resignación se va nublando entre nuestras ideas dando paso al deseo de mejorar. Queremos volver a practicar algún tipo de deporte por la necesidad de estar sanos para continuar porque ahora sí queremos avanzar. Ahora, volvemos a vivir… y a pesar de las injusticias que le hacemos al mundo, él nos está dando la oportunidad de empezar de cero.

Uso de cookies

En este sitio web vas a encontrar entrenamientos y consejos para mejorar tu salud y bienestar. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte promociones relacionadas con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies